El reto de combinar trabajo y maternidad
Frederike se contagió del “virus de la Cruz Roja” a una edad temprana. Sus padres eran voluntarios y la animaron a hacer unas prácticas con la organización durante sus estudios. Y así lo hizo. Desde entonces ha ocupado numerosos puestos dentro del Movimiento y ha construido una familia amante de la CR a su alrededor: “siempre me están apoyando”
Passionate12 dedicada Reacciones

Después del periodo de prácticas en realidad nunca lo dejé. Se podría decir que me tomé un periodo de cuatro meses de inactividad para viajar tras haberme graduado. En cuanto volví a casa casi inmediatamente encontré un trabajo en la Cruz Roja en 2001. Comencé como Delegada de Proyecto de Responsabilidad Social Corporativa, y desde entonces he ocupado diferentes puestos y asumido distintas responsabilidades.

Así por ejemplo, dos años más tarde me uní al equipo de Diversidad y Juventud de la Cruz Roja Neerlandesa y fui elegida para participar en el Comité Europeo de Coordinación Juvenil de la CR que se celebraba ese año durante la reunión de Cooperación Europea en Lido di Jesolo. Juntos participamos en la Fiaccolata y nunca se me olvidará cuando caminé al frente, ya que fuimos seleccionados para ayudar a transportar los Principios Fundamentales, al echar la vista atrás y contemplar aquella inmensa fila de personas de todas las partes del mundo andando con sus antorchas a través de las colinas que fueron escenario de la batalla de Solferino, literalmente andando sobre las huellas de Henry Dunant……Fue una experiencia intensa y poderosa. Haber tenido todas estas vivencias me inspira para seguir aprendiendo, creciendo y realizar un mejor trabajo.

A fecha de hoy trabajo para el Departamento de Asistencia Internacional. Siempre ha sido mi sueño el poder trabajar con ellos y estoy muy feliz de hacerlo en mi actual rol de Coordinadora de Partenariado y la Cartera para el Líbano y los territorios Palestinos. Es fantástico poder trabajar conjuntamente con colegas y voluntarios tan comprometidos de la Cruz Roja Libanesa y la Media Luna Roja Palestina. Desde luego no hago todo esto yo sola, soy muy afortunada de contar con un gran equipo, al que denominamos orgullosamente el Equipo A.

Trabajar en causas importantes y ayudar a las personas es uno de los trabajos más honorables que se puede desempeñar, pero trabajar con toda esa gente tan maravillosa y comprometida es lo que hace que mi trabajo sea tan maravilloso y gratificante. Soy feliz porque mi actual trabajo me permite conciliar la maternidad con las visitas al terreno. Desde que empecé he podido visitar Líbano dos veces y Palestina en tres ocasiones, y estoy ilusionada con mi próxima misión.

Mi marido siempre ha sido un apoyo constante en mi trabajo y por supuesto mi familia siempre ha estado a mi lado. Y también tengo que decir que mis colegas han sido igualmente un acicate de mi vida privada. Cuando mi marido y yo decidimos que queríamos adoptar un hijo keniata, mi superior me permitió trabajar en remoto para que pudiese continuar con mi maravilloso trabajo. Mi marido, sin embargo, tuvo que dejar su trabajo ya que tuvimos que vivir en Kenia entre 6 y 9 meses. Pero no sólo eso, también organizaron una fiesta sorpresa en las oficinas de la Cruz Roja para darle la bienvenida al mundo a nuestro pequeño ángel. No creo que exista otro niño que haya sido tan bienvenido por otras personas que no fuesen sus padres. Estoy muy orgullosa de que pertenezca a la familia de la Cruz Roja.

Por supuesto la maternidad cambia ciertos aspectos del trabajo, ahora dedico menos horas, pero eso no quiere decir que trabaje menos. Trabajo por las noches cuando él está durmiendo, soy capaz y quiero que otras madres también sepan que es posible. Compaginar trabajo y vida privada a veces es complejo, pero tampoco he sido nunca una persona que trabaje de 9 a 5, y ¡qué demonios, me gusta mi trabajo! Además, una de las grandes ventajas de trabajar para la CR neerlandesa es que siempre he tenido jefes que me han dado/dan el tiempo y la responsabilidad para organizar mi trabajo de la forma que mejor me convenga desde la confianza de que estaré a la altura de las necesidades. ¡Otra gran experiencia al trabajar en la Cruz Roja!.

Frederik de Graaf

los Países Bajos, 2001

Su reacción
Passionate
Dedicada
Hero
Héroe
Inspiring
Inspiradora
Brave
Valiente
Ya ha leído 0 historias de. Buen trabajo!
Sabías que...

Las empresas en el cuartil superior para la diversidad de género tienen un 15% más de probabilidades de superar a la competencia.

– McKinsey & Co. (2015)

Suscríbete a nuestro boletín